¿Qué harías si solo tuvieras 5 minutos frente tu audiencia?

Por: Gerardo Cañamar
Hoy es el gran día, te llegó la oportunidad que estabas esperando.
Estas por hablar con todo el equipo comercial de tu empresa con el objetivo de revelar la siguiente gran apuesta de tu compañía.
¿Apuesta? Apuesta se queda corto, es la siguiente gran innovación de toda la industria.
Sabes que te ganaste el momento de estar al frente y que éste podría ser el catalizador para acelerar una serie de cambios y conseguir el apoyo de gran parte de la empresa. Adicionalmente sería un gran impulso para tu carrera.
Sin embargo, también podría pasar como un “momento” o presentación mas. Podría quedarse en la oportunidad que desaprovechaste y en el peor de los casos un retraso en tu carrera.

¿Cómo aprovecharías el momento?

Supongamos que tienes 3 alternativas:
  1. Entrar al escenario para introducir el tema, posteriormente proyectar un video que contenga el grueso de presentación y regresar al escenario para agradecer el tiempo de todos y mencionar que estás a sus ordenes para aclarar dudas.
  2. Preparar una presentación en Powerpoint lo suficientemente extensa para poder cubrir todos los puntos y no olvidar nada mientras vas llevando a la audiencia de una diapositiva a la otra.
  3. Entrar al escenario convencido de lo que vas a compartir con tus propias palabras y no más de 3 o 4 diapositivas que contengan una imagen, numero o palabra, siendo tu, tu presencia y tu voz el centro de atención.

Definitivamente creo que la opción 1 es la más cómoda,

Pues puedes delegar la carga y la presión a un apoyo audiovisual. Pareciera que al exponerte poco a ti mismo, corres menos riesgos, pero de igual manera pierdes la oportunidad de sobresalir.
La segunda opción me parece que es la más “normal” o “habitual”, pero por otro lado también me parece desapegada o despersonalizada. Como si de cierta forma solo estuvieras presentando porque es lo que toca o porque te lo pidieron y no porque realmente creas en el tema, de otra forma porque necesitarías tantas diapositivas para explicarlo. ¿Llevas diapositivas cuando hablas de lo que te apasiona?
Yo personalmente optaría por la tercer opción, porque a diferencia de las otras dos alternativas, te permite hacerlo personal y emocional. Porque al dar la cara y tu voz, le pones personalidad a lo que te otra forma sería solo información.

Finalmente mi opinión es solo eso, una opinión. Aun así, te invito a buscar los mejores discursos de la historia, y te encontrarás que son de una persona frente a una audiencia compartiendo algo apasionante y en lo que verdaderamente creen

¿Y tú, qué harías?

Sobre el autor

Gerardo Cañamar

Socio Director & Consultor Sr.

Gerardo tiene una fuerte inclinación hacia la resolución de problemas complejos mediante la co-creación e iteración. 🧩


Fecha:
07 de abril de 2022


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.

Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Más historias como ésta
Ver todas las historias