Pensar fuera de la caja está sobrevalorado

Por: Diego Barraza

La semana pasada me invitaron a dar una plática a los estudiantes de primer semestre de mercadotecnia en el Tec de Monterrey. Al finalizar el evento me quedé platicando con algunos de ellos sobre sus planes para organizar el Simposium de Mercadotecnia el siguiente año. Me empezaron a contar sus ideas y los veía muy motivados cosa que me dió mucho gusto pero a pesar de eso sentí un poco de preocupación. Yo alguna vez estuve en su lugar organizando uno de los eventos de mi carrera y por experiencia sé que muchas de las ideas que ellos tenían no podrían implementarse por cuestiones del reglamento académico, por problemas de logística, de permisos, de tiempo o de presupuesto. Llegué a la conclusión de que los chavos tenían muchas ideas muy creativas pero no eran buenas ideas si considerabas las limitantes que tenían por parte de la institución.

Esto me recordó una frase que escuché por primera vez hace muchos años “Piensa fuera de la caja” y parece que desde ahí todo mundo utiliza esa frase sin pensar en su verdadero significado. Es de esas frases que se ponen de moda en el ámbito de la creatividad y que se supone facilitan tu trabajo a la hora de querer producir nuevas ideas. ¿Pero será cierto que pensar fuera de la caja te hace traer a la mesa buenas ideas?

Yo creo que no. Yo creo que a veces pensar fuera de la caja está sobrevalorado. A lo mucho, pensar fuera de la caja podría traer ideas creativas pero no precisamente buenas ideas. Las buenas ideas deberían provenir desde adentro de la caja. Pensar dentro de la caja quiere decir establecer límites, establecer fronteras y requerimientos que así es como funciona el mundo en las empresas.

De nada sirve llegar a una empresa con una idea descabellada cuando no puede aplicarse por políticas de la empresa, por presupuesto, por seguridad, por riesgo, o por que no va en línea con la estrategia.
Antes de empezar una lluvia de ideas debes buscar meterte a la caja o construirla. Definir las reglas de juego. Qué sí puedo hacer y qué no puedo hacer y partir de ahí.

Podrías creer que construir tu propia caja podría ser una limitante pero al contrario, el no tener delimitaciones hace que el universo de posibilidades sea tan grande que te puedes perder en tus propios pensamientos. Además, establecer este espacio desde el principio, te asegura que las ideas sean válidas y aplicables desde el inicio y evitas perder tiempo con ideas creativas pero a la vez ingenuas.

Te invito a que hagas la prueba, la siguiente vez que te veas en la necesidad de innovar o traer una idea buena a la mesa, establece desde el principio las reglas de juego, construye tu caja y descubre por ti mismo el encanto de trabajar así.

Sobre el autor

Diego Barraza

Diego es host del podcast DEMENTES, hoy uno de los podcasts más importantes de negocios y educación en Latinoamérica. Creador de UNSCHOOL, plataforma educativa de DEMENTES.


Fecha:
06 de octubre de 2014

Categoría:
Learning


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.

Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Más historias como esta
Ver todas las historias