¿Cómo documentar historias?

Por: Óscar Ramírez

“Tienes historias importantes que contar. Son historias que nadie más puede contar. Pero debes estar dispuesto(a) a hacer el trabajo de desarrollarlas y luego superar tus miedos para compartirlas”. Meg Bowles, Cómo Contar una Historia

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

Una de las habilidades esenciales del storyteller 

“¿Cómo documento mis historias?” es una pregunta recurrente en el INSPIRA y, en mi opinión, es lo que distingue a un buen storyteller de uno extraordinario. Hoy quiero llevarte detrás del aula para compartir contigo mi proceso.

Nota inicial: no hay una fórmula mágica, pero sí un método probado para convertir el storytelling en un hábito. Así que, si alguna vez te has preguntado cómo construir historias a partir de lo que experimentas durante el día, sigue leyendo.

Para ejemplificar el proceso, narraré una historia que compartí en redes sociales la semana pasada. Entrelazaré las etapas del proceso con la historia para hacer más amena la lectura.

  1. Detecta momentos clave
  2. Escucha de forma activa
  3. Piensa en tu audiencia y define un punto que sea claro
  4. Documenta en tu aplicación favorita
  5. Obtén retroalimentación de personas en las que confías
  6. Empieza por una historia al día

Detecta momentos clave

Hace tiempo, se volvió viral la noticia de un acto de violencia contra seguidores del equipo de Rayados de Monterrey en Torreón.

Mientras los adultos discutíamos del caso en casa, mi hijo de 5 años escuchó la conversación. A los pocos minutos se acercó y me dijo preocupado: “papá, ¿entonces ya no puedo caminar en la calle con el jersey de mi equipo?”. 

A mí me detonó una preocupación: “no quiero que mi hijo viva con ese miedo”.

Este evento “ordinario” pudo pasar desapercibido. Sin embargo, mi enfoque en aprender a ser un mejor papá me llevó a observar lo que pasa en la vida de mis hijos con ojos curiosos.

Matthew Dicks, autor del libro Storyworthy, recomienda buscar ese momento “cuando algo cambió para siempre, incluso si ese momento parece minúsculo en comparación con el resto de la historia. Ese será tu momento de cinco segundos. Hasta que no lo tengas, no tienes una historia. Cuando lo encuentres, estarás listo para comenzar a dar forma a tu historia.”

La observación consciente puede convertir un momento rutinario, en una historia que merece ser contada. Acostúmbrate a prestar atención a los detalles; ahí es donde se encuentran las historias más auténticas. 

En el caso de este momento con mi hijo, fue el simple acto de ver con sus ojos inocentes un acontecimiento que lamentablemente en nuestro país es común.

Piensa en tu trabajo: ¿Qué elementos de la estrategia debes cascadear? ¿Qué aspectos de tu proyecto pueden despertar interés? ¿Qué pain points en el journey de tu cliente podrías destacar?

Escucha de forma activa

Una vez que detectes ese momento, activa tu radar auditivo para captar detalles en las conversaciones cotidianas con respecto al tema en cuestión. La escucha activa te va a dejar ver las emociones detrás de las palabras. 

Storytelling de Negocios - Astrolab

La reacción de mi hijo ante la noticia de Torreón fue el momento clave. Ahora mi tarea fue escuchar de forma activa todo lo que sucedió alrededor de ese tema. 

Cuando un amigo me contó que llevaría a su hijo al próximo partido de Rayados en Monterrey le dije: “vamos juntos”. Para mí fue una gran oportunidad para mostrarle a mi hijo el significado de la tolerancia, independientemente de los colores y las banderas (mi hijo le va a Tigres, el equipo rival de la ciudad).

Piensa en tu trabajo: ¿Cómo detonas historias en otros usuarios de tu producto o servicio? ¿Cómo demuestras tu interés por las experiencias de tus clientes con respecto al proyecto que diriges?

Piensa en tu audiencia y define un punto que sea claro

Cada historia tiene su audiencia. Antes de contarla, reflexiona sobre quiénes podrían conectar mejor con ella. En este caso, mi audiencia eran padres enfocados en inculcar valores a sus hijos.

Por la rivalidad que hay en los equipos locales, temía que se malinterpretara la historia que documenté. Tenía que encontrar ¿cuál era el punto de mi historia? 

“Quiero que mi hijo entienda lo que significa la tolerancia y la amistad en el futbol, sin importar colores y banderas. Quiero que se sienta seguro de seguir a su equipo con pasión”. A partir de ahí, comencé a redactar mi historia.  

Definir claramente la audiencia y el mensaje te ayudará a ser más conciso. En un contexto de rivalidad local, tener claro el propósito de la historia aseguró que el mensaje de tolerancia no se perdiera.

Piensa en tu trabajo: ¿Quiénes son tus escuchas ordinarios? ¿a quién vas a presentar esta semana? ¿cuándo tienes tu próxima junta de resultados y qué harás diferente para convencer?

Documenta en tu aplicación favorita

Una vez que tengas la historia en tu mente, escríbela o díctala de inmediato en el app de tu preferencia. Yo uso “Notes” de iPhone. La simplicidad y accesibilidad de esta herramienta me permiten capturar el momento con rapidez. 

“Somos la primera generación que ha crecido con teléfonos inteligentes en nuestros bolsillos. Podemos documentar literalmente cualquier cosa si queremos.” Matthew Biggins

La elección de tu herramienta de registro es personal; lo esencial es capturar las historias de manera rápida y efectiva.

Por otro lado, no tienes que escribir toda la historia tal como la vas a contar. Puedes hacer bullets si te sirve mejor. Al final aquí puedes seguir tu estilo y hacer tu propio ritual. A mí me funciona muy bien agregar hashtags o etiquetas que me ayuden a identificar qué tipo de historia es y para qué la puedo usar en el futuro. Por ejemplo, en este caso: #futbol #hijos #paternidad

Piensa en tu trabajo: ¿Cómo puedes hacer una rutina que te sirva para capturar tus historias por día? ¿cómo te asegurarás de etiquetarlas para que sean de utilidad?

Obtén retroalimentación de personas en las que confías

Una vez que tengas tu historia, cuéntala a alguien. Puede ser tu pareja, tus hijos o tus compañeros de trabajo. Incluso los storytellers más talentosos piden retroalimentación de sus historias a las personas en las que más confían.

Busca un “editor de historias” al que respetes para obtener sus comentarios. En nuestro programa, hacemos parejas que se convierten en socios de aprendizaje. Puedes llamar a tu socio de aprendizaje si ya tomaste el INSPIRA. Mientras la cuentas, detecta su lenguaje no verbal y recibe señales para modificar detalles de tu historia.

¿Cómo documentar historias? Storytelling de Negocios - Astrolab

Empieza con una historia por día

Documentar historias no requiere ser un escritor consumado. Solo necesitas abrir tus sentidos, escuchar atentamente y estar listo para apreciar las sutilezas de tus días ordinarios. Te dejo aquí este artículo que escribí recientemente, en donde propongo un reto de encontrar 30 historias en 30 días con ayuda de preguntas poderosas.

En el INSPIRA, entendemos el valor del storytelling y cómo puede potenciar tu influencia en el trabajo. Contáctame para descubrir más sobre nuestro programa INSPIRA diseñado para grupos de 20 personas o más.

Anímate a capturar y contar tus propias historias. No subestimes el poder de tus experiencias y cómo pueden resonar con quienes te rodean. 

Ve al Reel que resultó de la historia narrada en este artículo

Sobre el autor

Óscar Ramírez

Cofundador & CMO

Óscar cree que estamos hechos para crear y que el futuro del trabajo exige re-aprender a planear, colaborar y liderar a otros. 🙌


Fecha:
07 de febrero de 2024


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.

Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Más historias como ésta
Ver todas las historias